1. Canción para las subidas. Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi auxilio?

2. Mi auxilio me viene de Yahveh, que hizo el cielo y la tierra.

3. ¡No deje él titubear tu pie! ¡no duerme tu guardián!

4. No, no duerme ni dormita el guardián de Israel.

5. Yahveh es tu guardián, tu sombra, Yahveh, a tu diestra.

6. De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche.

7. Te guarda Yahveh de todo mal, él guarda tu alma;

8. Yahveh guarda tus salidas y entradas, desde ahora y por siempre.





“A natureza humana também quer a sua parte. Até Maria, Mãe de Jesus, que sabia que por meio de Sua morte a humanidade seria redimida, chorou e sofreu – e como sofreu!” São Padre Pio de Pietrelcina