Encontrados 255 resultados para: Guerra

  • declararon la guerra a Berá, rey de Sodoma; a Birsa, rey de Gomorra; a Sinab, rey de Admá; a Seméber, rey de Seboín; y al rey de Bela, o sea, de Soar. (Génesis 14, 2)

  • Labán dijo a Jacob: "¿Qué es lo que has hecho? Me has engañado y te has llevado a mis hijas como si fueran prisioneras de guerra. (Génesis 31, 26)

  • Obremos cautamente con él para que no siga multiplicándose, no vaya a suceder que venga una guerra, se unan con nuestros enemigos, luchen contra nosotros y logren salir del país". (Exodo 1, 10)

  • porque dijo: "Una mano se alzó contra el trono del Señor; habrá guerra contra Amalec de generación en generación". (Exodo 17, 16)

  • Josué oyó el fuerte griterío del pueblo y dijo a Moisés: "Grito de guerra hay en el campamento". (Exodo 32, 17)

  • Entre los mayores de veinte años registraréis tú y Aarón, por escuadras, a todos los aptos para la guerra en Israel. (Números 1, 3)

  • Hecho el censo de la tribu de Rubén, primogénito de Israel, por clanes y familias, y registrados uno por uno, según sus nombres, todos los varones de veinte años para arriba, aptos para la guerra, (Números 1, 20)

  • Según este censo, hecho por familias, todos los israelitas de veinte años para arriba aptos para la guerra (Números 1, 45)

  • Cuando un enemigo os ataque en vuestro propio terreno y tengáis que salir a la guerra, las trompetas darán toques vibrantes: el Señor se acordará de vosotros y os veréis libres de vuestros enemigos. (Números 10, 9)

  • ¿Por qué nos lleva el Señor a esa tierra a morir bajo la espada y entregar nuestras mujeres y nuestros hijos como botín de guerra? ¿No sería mejor volver a Egipto?". (Números 14, 3)

  • pues Jesbón era la residencia de Sijón, rey de los amorreos. Éste había hecho anteriormente la guerra al rey de Moab y le había arrebatado todo el territorio hasta el Arnón. (Números 21, 26)

  • "Haced el censo de toda la comunidad de los israelitas, por familias, de veinte años para arriba, aptos para la guerra". (Números 26, 2)


“Apóie-se, como faz Nossa Senhora, à cruz de Jesus e nunca lhe faltará conforto”. São Padre Pio de Pietrelcina