Encontrados 20 resultados para: Canción

  • Mi fortaleza y mi canción es Yah. El es mi salvación. El, mi Dios, yo le glorifico, el Dios de mi padre, a quien exalto. (Exodo 15, 2)

  • Canción de las subidas. Hacia Yahveh, cuando en angustias me encontraba, clamé, y él me respondió. (Salmos 120, 1)

  • Canción para las subidas. Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi auxilio? (Salmos 121, 1)

  • Canción de las subidas. De David. ¡Oh, qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la Casa de Yahveh! (Salmos 122, 1)

  • Canción de las subidas. A ti levanto mis ojos, tú que habitas en el cielo; (Salmos 123, 1)

  • Canción de las subidas. De David. Si Yahveh no hubiera estado por nosotros, - que lo diga Israel - (Salmos 124, 1)

  • Canción de las subidas. Los que confían en Yahveh son como el monte Sión, que es inconmovible, estable para siempre. (Salmos 125, 1)

  • Canción de las subidas. Cuando Yahveh hizo volver a los cautivos de Sión, como soñando nos quedamos; (Salmos 126, 1)

  • Canción de las subidas. De Salomón. Si Yahveh no construye la casa, en vano se afanan los constructores; si Yahveh no guarda la ciudad, en vano vigila la guardia. (Salmos 127, 1)

  • Canción de las subidas. Dichosos todos los que temen a Yahveh, los que van por sus caminos. (Salmos 128, 1)

  • Canción de las subidas. Mucho me han asediado desde mi juventud, - que lo diga Israel - (Salmos 129, 1)

  • Canción de las subidas. Desde lo más profundos grito a ti, Yahveh: (Salmos 130, 1)


“Deus sempre nos dá o que é melhor para nós.” São Padre Pio de Pietrelcina