Encontrados 142 resultados para: Misericordia

  • Pero tú, Dios nuestro, eres bondadoso y fiel, eres paciente y todo lo administras con misericordia. (Sabiduría 15, 1)

  • Pero contra tus hijos, ni siquiera pudieron los dientes de las serpientes venenosas, porque tu misericordia vino a su encuentro y los sanó. (Sabiduría 16, 10)

  • Los que temen al Señor, esperen su misericordia, y no se desvíen, para no caer. (Eclesiástico 2, 7)

  • Los que temen al Señor, esperen sus beneficios, el gozo duradero y la misericordia. (Eclesiástico 2, 9)

  • "Abandonémonos en las manos del Señor y no en las manos de los hombres, porque así como es su grandeza es también su misericordia". (Eclesiástico 2, 18)

  • No digas: "Su compasión es grande; él perdonará la multitud de mis pecados", porque en él está la misericordia, pero también la ira, y su indignación recae sobre los pecadores. (Eclesiástico 5, 6)

  • Aunque fuera uno solo el hombre obstinado, sería un milagro que quedara impune, porque en él está la misericordia, pero también la ira, es tan fuerte para el perdón como pródigo para la ira. (Eclesiástico 16, 11)

  • Tan grande como su misericordia es su reprobación: él juzga a cada uno según sus obras. (Eclesiástico 16, 12)

  • Por eso el Señor es paciente con ellos y derrama sobre ellos su misericordia. (Eclesiástico 18, 11)

  • Él hombre sólo tiene misericordia de su prójimo, pero el Señor es misericordioso con todos los vivientes. Él reprende, corrige y enseña, y los hace volver como el pastor a su rebaño. (Eclesiástico 18, 13)

  • Él tiene misericordia con los que aceptan la instrucción y están siempre dispuestos a cumplir sus decretos. (Eclesiástico 18, 14)

  • Hay tres cosas que me inspiran temor, y por la cuarta imploro misericordia: ciudad dividida, multitud amotinada y falsa acusación son más penosas que la muerte. (Eclesiástico 26, 5)


“Quando ofendemos a justiça de Deus, apelamos à Sua misericórdia. Mas se ofendemos a Sua misericórdia, a quem podemos apelar? Ofender o Pai que nos ama e insultar quem nos auxilia é um pecado pelo qual seremos severamente julgados.” São Padre Pio de Pietrelcina