11. Por eso, señor, si quieres ahorrar la vida de tus hombres, no pelees contra ellos.





“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina