1. La palabra del Señor ha pasado por el país de Jadrac y se ha parado en Damasco, pues al Señor pertenecen las ciudades de Siria, así como todas las tribus de Israel.

2. Y también Jamat, su vecina, Tiro y Sidón, tan sabias ellas.

3. Tiro construyó una fortaleza, amontonó plata como polvo y oro como el polvo de las plazas.

4. Pero el Señor se apoderará de todo, arrojará al mar todas sus riquezas y será devorada por el fuego.

5. Ascalón, al verlo, se estremecerá; y Gaza temblará de miedo; Ecrón estará consternada al ver destruida su esperanza; desaparecerá el rey de Gaza y Ascalón no volverá a ser habitada.

6. En Asdod habitará gente bastarda, y destruiré la soberbia de los filisteos.

7. Quitaré de su boca la sangre, y de entre sus dientes las comidas prohibidas. Ellos serán también como un resto para nuestro Dios, y como una familia en Judá. Ecrón será como el jebuseo.

8. Me colocaré junto a mi casa como un guardián contra los que van y vienen. No volverá a pasar por ella el opresor, pues ahora yo vigilo con mis propios ojos.

9. Salta de júbilo, hija de Sión; alégrate, hija de Jerusalén, porque tu rey viene a ti: justo y victorioso, humilde y montado en un asno, joven cría de una asna.

10. Hará que desaparezcan los carros de guerra de Efraín y los caballos de Jerusalén, y desaparecerá el arco de guerra. Él anunciará la paz a las naciones y dominará de mar a mar y desde el río hasta los confines de la tierra.

11. En cuanto a ti, por la sangre de la alianza hecha contigo, sacaré a tus presos de la fosa, en la que no hay agua.

12. Volved a la plaza fuerte, prisioneros llenos de esperanza. Hoy mismo lo proclamo: te voy a restituir el doble.

13. Porque yo tenso mi arco, Judá, y pondré como flecha a Efraín. Blandiré a tus hijos, Sión (contra tus hijos, Yaván), y te haré como la espada de un héroe.

14. El Señor aparecerá sobre ellos, y lanzará sus flechas como rayos. El Señor tocará la trompeta y marchará en los torbellinos del sur.

15. El Señor todopoderoso los protegerá. Ellos pisarán con sus pies las piedras de la honda, beberán su sangre como el vino, se saciarán como los cuernos del altar.

16. El Señor, su Dios, los salvará en aquel día, apacentará a su pueblo como un rebaño, como piedras de diadema brillarán en su tierra.

17. ¡Qué felicidad! ¡Qué belleza! El trigo dará vigor a los jóvenes, y el mosto a las jóvenes.



Livros sugeridos


“A meditação não é um meio para chegar a Deus, mas um fim. A finalidade da meditação é o amor a Deus e ao próximo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.