1. El Señor dijo a Moisés:

2. "Ordena a los israelitas que saquen del campamento a los leprosos, a los que padecen blenorragia, a los impuros por contacto con cadáveres;

3. que los saquen a todos, hombres o mujeres, sin distinción, para que no contaminen su campamento donde yo vivo en medio de ellos".

4. Los israelitas lo hicieron así y los sacaron fuera del campamento, tal y como el Señor había ordenado a Moisés.

5. El Señor habló a Moisés: "Di a los israelitas:

6. Si un hombre o una mujer causa un perjuicio a otro, ofendiendo así al Señor, esa persona es culpable;

7. confesará su pecado y resarcirá a la persona perjudicada el daño causado, más una quinta parte.

8. Si la persona perjudicada ha muerto y no deja pariente alguno a quien se pueda restituir, la restitución será para el Señor y en beneficio del sacerdote, además del carnero por el pecado mediante el cual se hará el rito de absolución sobre el culpable.

9. Todo tributo y ofrenda que los israelitas presenten al sacerdote, son del sacerdote;

10. lo que uno da al sacerdote, es del sacerdote".

11. El Señor habló a Moisés:

12. "Di a los israelitas: Si la mujer se desvía de su marido y le es infiel,

13. teniendo relaciones sexuales con otro sin saberlo el marido, es decir, si se ha deshonrado en secreto, sin que haya testigos contra ella y sin que haya sido sorprendida en el acto;

14. si el marido sospecha algo y llega a sentir celos por ella, se haya o no deshonrado en realidad,

15. la llevará al sacerdote y presentará por ella como ofrenda cuatro kilos y medio de harina de cebada, sin derramar aceite sobre ella ni poner encima incienso, porque es ofrenda de celos, ofrenda de denuncia de una falta.

16. El sacerdote llamará a la mujer y la pondrá en presencia del Señor.

17. Echará agua bendita en una vasija de barro, y tomando un poco de tierra del suelo de la tienda, la mezclará con el agua.

18. Pondrá a la mujer en presencia del Señor, le descubrirá la cabeza y le pondrá en las manos la ofrenda conmemorativa, es decir, la ofrenda de celos, mientras él tiene en su mano el agua amarga de la maldición.

19. Tomará juramento a la mujer y le dirá: Si no has dormido con otro hombre, no te has desviado ni te has deshonrado siendo infiel a tu marido, que no te pase nada al beber esta agua amarga de la maldición.

20. Pero si has sido infiel a tu marido y te has deshonrado; si otros, que no eran tu marido, se han acostado contigo

21. (el sacerdote tomará juramento a la mujer diciendo): Que el Señor te haga objeto de maldición en medio de tu pueblo, que se malogre tu criatura y que se te hinche tu vientre.

22. Entre esta agua de maldición en tus entrañas hasta que se hinche tu vientre y malogre tu criatura. La mujer contestará: ¡Que así sea!

23. El sacerdote pondrá por escrito estas maldiciones y las disolverá en el agua amarga.

24. Hará beber a la mujer el agua amarga de la maldición hasta que penetre en ella y le produzca amargura.

25. Tomará después de mano de la mujer la ofrenda de celos, la presentará al Señor y la depositará sobre el altar;

26. tomará de ella un puñado, como memorial, y lo quemará sobre el altar. Hará beber luego el agua a la mujer.

27. Cuando haya bebido el agua, si realmente se ha deshonrado engañando a su marido, el agua de la maldición entrará en ella y le producirá amargura, su vientre se hinchará, su criatura se malogrará y vendrá a ser objeto de maldición en medio de su pueblo.

28. Si, por el contrario, no se deshonró y se conserva pura, no le pasará nada y será fecunda.

29. Éste es el ritual para casos de celos: cuando una mujer haya sido infiel a su marido y se haya deshonrado,

30. o cuando el marido se haya puesto celoso y sienta celos por su mujer, el marido hará comparecer a su mujer en presencia del Señor, y el sacerdote hará con ella todo este rito.

31. El marido quedará libre de culpa y la mujer cargará con su pecado".



Livros sugeridos


“Nunca vá se deitar sem antes examinar a sua consciência sobre o dia que passou. Enderece todos os seus pensamentos a Deus, consagre-lhe todo o seu ser e também todos os seus irmãos. Ofereça à glória de Deus o repouso que você vai iniciar e não esqueça do seu Anjo da Guarda que está sempre com você.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.