1. El Señor dijo a Moisés:

2. "Hazte dos trompetas de plata trabajada a cincel, que te sirvan para convocar a la comunidad y dar la orden de partida a los campamentos.

3. Al toque de las dos trompetas, toda la comunidad se reunirá contigo a la puerta de la tienda de la reunión.

4. Al toque de una sola, se reunirán contigo los responsables, jefes de millar de Israel.

5. A un toque vibrante, levantarán su campamento los acampados al este.

6. A un segundo toque vibrante, levantarán su campamento los acampados al sur. Estos toques vibrantes son para ponerse en marcha.

7. Para reunir la asamblea se dará un toque normal, no vibrante.

8. Los encargados de tocar las trompetas serán los descendientes de Aarón, los sacerdotes. Es ley perpetua para vosotros y vuestros descendientes.

9. Cuando un enemigo os ataque en vuestro propio terreno y tengáis que salir a la guerra, las trompetas darán toques vibrantes: el Señor se acordará de vosotros y os veréis libres de vuestros enemigos.

10. En vuestras fiestas, solemnidades y novilunios tocaréis las trompetas anunciando vuestros holocaustos y sacrificios de reconciliación; y vuestro Dios se acordará de vosotros. Yo, el Señor, vuestro Dios".

11. El día veinte del segundo mes del año segundo, la nube se levantó de sobre la tienda del testimonio,

12. y los israelitas partieron, en orden de marcha, del desierto del Sinaí, y la nube se detuvo en el desierto de Farán.

13. Ésta fue la primera marcha bajo la orden del Señor dada por medio de Moisés.

14. Partió en cabeza la bandera de Judá, por escuadras. Jefe de las escuadras era Nasón, hijo de Aminadab.

15. Jefe de las escuadras de la tribu de Isacar era Natanael, hijo de Suar,

16. y jefe de las escuadras de la tribu de Zabulón, Eliab, hijo de Jelón.

17. Desmontada la tienda, se pusieron en marcha los descendientes de Guersón y Merarí, que eran los encargados de transportarla.

18. A continuación partió la bandera de Rubén, por escuadras; era jefe Elisur, hijo de Sedeur.

19. El jefe de las escuadras de la tribu de Simeón era Selumiel, hijo de Surisaday.

20. Eliasab, hijo de Deuel, era el jefe de las escuadras de la tribu de Gad.

21. Luego partieron los quehatitas, que llevaban los objetos sagrados. (Antes de su llegada debía estar levantada la tienda).

22. Partió después la bandera de Efraín, por escuadras. Jefe de las escuadras de Efraín era Elisamá, hijo de Amihud.

23. Gamaliel, hijo de Pedasur, era el jefe de las escuadras de la tribu de Manasés,

24. y Abidán, hijo de Gedeoní, lo era de las escuadras de la tribu de Benjamín.

25. Finalmente partió, a la retaguardia de todos los demás, la bandera de Dan, por escuadras. A la cabeza de las escuadras de Dan iba Ajiezer, hijo de Amisaday.

26. A la cabeza de las escuadras de la tribu de Aser iba Pagiel, hijo de Ocrán;

27. Ajirá, hijo de Enán, iba a la cabeza de las escuadras de la tribu de Neftalí.

28. Éste era el orden por escuadras cuando los israelitas se ponían en marcha.

29. Moisés dijo a Jobab, hijo de su suegro Ragüel, el madianita: "Nosotros partimos hacia la tierra que el Señor ha prometido darnos. Vente con nosotros y te trataremos bien, porque el Señor ha prometido favorecer a Israel".

30. Él respondió: "No; yo me iré a mi tierra y a mi parentela".

31. Moisés insistió: "No nos dejes, pues tú conoces bien los lugares donde podremos acampar en el desierto y podrás ser nuestro guía.

32. Si vienes con nosotros, te haremos partícipe de todos los favores que nos haga el Señor".

33. Partieron de la montaña del Señor e hicieron tres días de camino. El arca de la alianza del Señor iba delante, buscando un sitio donde acampar.

34. La nube del Señor los acompañaba de día desde que levantaron el campamento.

35. Cuando el arca se ponía en marcha, Moisés decía: "¡Levántate, Señor, y sean dispersados tus enemigos; huyan ante ti los que te odian!".

36. Cuando se paraba, decía: "¡Descansa, Señor, entre los incontables ejércitos de Israel!".



Livros sugeridos


“Mesmo quando perdemos a consciência deste mundo, quando parecemos já mortos, Deus nos dá ainda uma chance de entender o que é realmente o pecado, antes de nos julgar. E se entendemos corretamente, como podemos não nos arrepender?” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.