1. El Señor dijo a Moisés y a Aarón:

2. "Decid a los israelitas: Éstos son los animales comestibles: animales terrestres:

3. los rumiantes de pezuña partida.

4. Tendréis por impuros y no comeréis los siguientes: el camello, rumiante, pero no de pezuña partida;

5. el conejo, rumiante, pero no de pezuña partida;

6. la liebre, rumiante, pero no es de pezuña partida;

7. el cerdo, de pezuña partida, pero no rumiante.

8. No comeréis sus carnes ni tocaréis sus cadáveres; los tendréis por impuros.

9. Animales acuáticos: podréis comer todos los que tienen aletas o escamas, sean de mar o de río.

10. Todos los animales acuáticos, de mar o de río, serán impuros para vosotros si no tienen aletas o escamas.

11. Los consideraréis impuros, no comeréis su carne y tendréis por inmundos sus cadáveres.

12. Tendréis por impuro todo animal acuático que no tenga aletas o escamas.

13. Entre las aves tendréis por inmundas, y no las comeréis, las siguientes: el águila, el quebrantahuesos, el águila marina,

14. el milano, todas las especies del buitre

15. y del cuervo,

16. el avestruz, la lechuza, la gaviota, todas las especies del gavilán,

17. el búho, el mergo, el ibis,

18. el cisne, el pelícano, el calamón,

19. la garza, todas las especies de cigüeña, la abubilla y el murciélago.

20. Todo insecto alado que anda sobre cuatro patas lo tendréis por impuro.

21. Entre éstos, podréis comer solamente aquellos cuyas patas les permitan saltar sobre la tierra.

22. Son éstos: todas las especies de langostas, saltamontes, caballetas y grillos.

23. Los demás insectos alados y de cuatro patas los tendréis por impuros.

24. El solo contacto con los animales impuros os contaminará; el que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde;

25. el que los transporte deberá lavar sus vestiduras y quedará impuro hasta la tarde.

26. Todo animal que no sea rumiante ni de pezuña partida será impuro para vosotros; el que lo toque quedará impuro.

27. Todo cuadrúpedo que ande sobre la planta de los pies será impuro para vosotros; el que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde,

28. y el que lo transporte deberá lavar sus vestiduras y quedará impuro hasta la tarde. Tendréis por impuros estos animales.

29. Entre los reptiles tendréis por impuros los siguientes: la comadreja, el ratón y la tortuga en todas sus especies;

30. el musgaño, el camaleón, la salamandra, el lagarto y el topo.

31. Éstos son los reptiles que tendréis por impuros: el que toque sus cadáveres queda impuro hasta la tarde.

32. También quedará impura cualquier cosa sobre la que caiga el cadáver de estos animales, ya sea un objeto de madera, un vestido, una piel o un saco, es decir, una cosa que sirva para algo: deberá ser lavado con agua y quedará impuro hasta la tarde; entonces será puro.

33. Si alguno de estos animales cae muerto dentro de una vasija de barro, lo que hay en ella quedará impuro y la vasija deberá romperse.

34. Cualquier alimento preparado con el agua que había dentro quedará impuro; igualmente toda bebida tomada en tales recipientes quedará impura.

35. Cualquier objeto sobre el que caigan los cadáveres de estos animales quedará impuro; horno y hornillo serán destruidos, porque son impuros, y como tales deben ser tratados.

36. Sin embargo, las fuentes, las cisternas y los embalses de agua permanecerán puros; pero el que toque el cuerpo muerto será impuro.

37. Si uno de estos cadáveres cae sobre semilla destinada a la siembra, la semilla seguirá siendo pura;

38. pero cuando la semilla ha sido humedecida con agua, si cae encima uno de estos cadáveres será impura.

39. Si se muere uno de los animales que os sirven de alimento, quien toque el cadáver quedará impuro hasta la tarde;

40. quien coma la carne, lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde.

41. Todos los reptiles son repugnantes, y no los comeréis.

42. No comeréis ningún reptil; ni los que se arrastren sobre su vientre, ni los que caminen sobre sus cuatro o más patas, pues son cosa repugnante.

43. No os hagáis repugnantes vosotros a causa de estos reptiles ni os contaminéis con ellos, pues seríais igualmente impuros.

44. Yo soy el Señor, vuestro Dios; vosotros debéis santificaros y ser santos, porque yo soy santo; no os contaminéis con esos bichos que se arrastran por el suelo.

45. Yo soy el Señor, que os he sacado de Egipto para ser vuestro Dios; vosotros seréis santos, porque yo soy santo.

46. Ésta es la ley sobre los animales terrestres, las aves, los animales acuáticos y los reptiles,

47. para que sepáis distinguir entre puro e impuro, entre los animales comestibles y los no comestibles".



Livros sugeridos


“Para que se preocupar com o caminho pelo qual Jesus quer que você chegue à pátria celeste – pelo deserto ou pelo campo – quando tanto por um como por outro se chegará da mesma forma à beatitude eterna?” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.