1. Hijo mío, que la gracia de Cristo Jesús te haga fuerte;

2. y las cosas que me oíste a mí ante muchos testigos, confíalas a hombres leales, capaces de enseñárselas a otros.

3. Soporta conmigo las fatigas, como buen soldado de Cristo.

4. Ningún soldado se enreda en asuntos de la vida civil si quiere complacer al que lo alistó en el ejército.

5. El atleta no puede conseguir la victoria si no se atiene a las reglas del deporte.

6. Si el labrador quiere recoger la cosecha, antes tiene que trabajar el campo.

7. Creo que comprendes lo que te quiero decir. En todo caso, el Señor te lo hará comprender.

8. Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, del linaje de David, según el evangelio que predico,

9. y por el que sufro estas cadenas, como si fuera un criminal; pero la palabra de Dios no está encadenada.

10. Todo lo soporto por los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación que tenemos en Cristo Jesús y la gloria eterna.

11. Esta doctrina es digna de crédito: si morimos con él, también viviremos con él;

12. si sufrimos con él, también reinaremos con él; si le negamos, él nos negará a nosotros;

13. si nosotros no le somos fieles, él seguirá siendo fiel, pues no puede negarse a sí mismo.

14. Recuérdales estas cosas y adviérteles en nombre de Dios que se dejen de discutir por cuestiones de palabras, pues esas discusiones no valen para nada y hacen daño a los que las escuchan.

15. Esfuérzate por presentarte ante Dios como un hombre probado, como un obrero que no tiene de qué ruborizarse, como fiel predicador de la palabra divina.

16. Evita las palabrerías vacías y profanas, que contribuyen cada vez más a la maldad,

17. y su enseñanza se extiende como gangrena. Éste es el caso de Himeneo y Fileto,

18. los cuales se desviaron de la verdad diciendo que la resurrección se ha realizado ya, y pervierten la fe de algunos.

19. Sin embargo, el sólido fundamento de Dios se mantiene firme bajo este lema: El Señor conoce a los suyos y que se aparte de la injusticia el que pronuncia el nombre del Señor.

20. En una casa grande no sólo hay vajillas de oro y plata, sino también de madera y barro. Unos utensilios son para usos nobles, y otros para usos vulgares.

21. Quien se conserve libre de estos errores será un utensilio para usos nobles, santificado, útil a su dueño, dispuesto siempre a hacer el bien.

22. Huye de las pasiones propias de la juventud, y practica la justicia, la fe, el amor, la paz con quienes invocan al Señor con corazón puro.

23. Evita las discusiones estúpidas y tontas, consciente de que sólo engendran altercados.

24. Ahora bien, el que sirve al Señor no debe andar en altercados, sino ser amable con todos, saber enseñar y soportar los sufrimientos con paciencia,

25. corregir con dulzura a los adversarios, para ver si Dios les concede el arrepentimiento, llegar al conocimiento de la verdad

26. y retornar al buen sentido, libres del lazo del diablo, que los tenía esclavizados.



Livros sugeridos


“O Senhor sempre orienta e chama; mas não se quer segui-lo e responder-lhe, pois só se vê os próprios interesses. Às vezes, pelo fato de se ouvir sempre a Sua voz, ninguém mais se apercebe dela; mas o Senhor ilumina e chama. São os homens que se colocam na posição de não conseguir mais escutar.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.