1. Pero el rey de Egipto reunió un ejército incontable como la arena de las playas del mar y muchas naves, pues intentaba apoderarse por engaño del reino de Alejandro y anexionarlo al suyo.

2. Llegó a Siria con palabras de paz, y los habitantes de las ciudades le abrieron las puertas y le salieron al encuentro, porque así lo había mandado Alejandro, pues era su suegro.

3. Pero en las ciudades donde entraba, Tolomeo dejaba guarniciones.

4. Cuando se acercó a Asdod le mostraron el templo de Dagón incendiado, Asdod y sus alrededores destruidos, los cadáveres abandonados y los restos calcinados de todos los que Jonatán había quemado en la guerra, pues habían hecho montones a lo largo del recorrido del rey.

5. Contaron al rey todo lo que había hecho Jonatán para que lo odiara, pero el rey callaba.

6. Jonatán salió a Jafa a recibir al rey con grande aparato. Se cambiaron saludos y pasaron allí la noche.

7. Jonatán acompañó al rey hasta el río Eléutero, y luego se volvió a Jerusalén.

8. El rey Tolomeo se apoderó de todas las ciudades hasta Seleucia marítima, y fraguaba malos propósitos contra Alejandro.

9. Así, mandó emisarios a Demetrio con este mensaje: "Ven y hagamos un pacto; te daré a mi hija casada con Alejandro, y reinarás en el trono de tu padre.

10. Yo me arrepiento de haberle entregado a mi hija, pues ha intentado matarme".

11. Lo calumniaba así porque aspiraba a su reino.

12. Por eso le quitó la hija y se la dio a Demetrio, separándose de Alejandro, de modo que apareció públicamente su enemistad.

13. Tolomeo entró en Antioquía y se ciñó la corona de Asia, juntando en su cabeza dos coronas, la de Egipto y la de Asia.

14. Alejandro se encontraba entonces en Cilicia, por haberse sublevado los habitantes de aquella región.

15. Alejandro, al saberlo, fue contra Tolomeo para luchar contra él. A su vez, Tolomeo le salió al encuentro con grandes contingentes y lo derrotó.

16. Alejandro huyó a Arabia buscando refugio, mientras Tolomeo triunfaba.

17. El árabe Zabdiel cortó la cabeza a Alejandro y se la envió a Tolomeo.

18. Pero tres días después murió también Tolomeo, y los egipcios que estaban en las plazas fuertes fueron matados por los habitantes.

19. Así Demetrio obtuvo el reinado el año 167.

20. Por entonces, Jonatán reunió las tropas de Judea para atacar la ciudadela de Jerusalén, emplazando contra ella muchas máquinas de guerra.

21. Pero algunos perversos, enemigos de su propia nación, anunciaron al rey el asedio de la ciudadela por parte de Jonatán.

22. El rey, al saberlo, se indignó, e informado bien, partió sin tardanza y llegó a Tolemaida, desde donde escribió a Jonatán para que desistiese del asedio y viniese rápidamente a Tolemaida a hablar con él.

23. Jonatán recibió el mensaje y mandó continuar el asedio, se rodeó de los ancianos de Israel y de algunos sacerdotes y resolvió aventurarse al peligro.

24. Tomó consigo plata, oro, vestidos y otros muchos presentes y se encaminó hacia Tolemaida para hablar con el rey, obteniendo favorable acogida.

25. Algunos perversos de su nación lo acusaron;

26. pero el rey se portó con él como sus predecesores, colmándolo de honores ante sus enemigos.

27. Le confirmó en el sumo sacerdocio y en todos los privilegios anteriores y lo contó entre sus primeros amigos.

28. Jonatán pidió al rey exenciones de impuestos para Judea y para los tres distritos de Samaría, prometiéndole a cambio diez mil kilos de plata.

29. El rey se avino, y escribió a Jonatán una carta en estos términos:

30. "El rey Demetrio a Jonatán, su hermano, y a toda la nación judía, salud.

31. Os enviamos una copia de la carta que hemos escrito a nuestro pariente Lástenes acerca de vosotros, para que estéis informados.

32. El rey Demetrio a Lástenes, su padre, salud.

33. Hemos decidido favorecer a la nación de los judíos, que son nuestros amigos y nos guardan fidelidad.

34. Les confirmamos la posesión de los territorios de Judea y de los tres distritos de Aferema, Lida y Ramatáyim. Son desmembrados de Samaría, pasando a Judea, junto con sus dependencias, en favor de todos los que van a ofrecer sacrificios en Jerusalén, y en lugar de los tributos que el rey percibía todos los años, hasta ahora, por los productos de la tierra y por los frutos de los árboles.

35. Con relación a los otros derechos que percibíamos sobre los diezmos e impuestos sobre las salinas y coronas que nos pertenecen, desde ahora se los perdonamos todos.

36. Ninguno de estos privilegios será revocado jamás.

37. Haced de todo esto una copia, que será entregada a Jonatán y colocada en el monte en lugar visible".

38. Viendo el rey Demetrio que el país estaba tranquilo y que nadie se le oponía, licenció a sus soldados, mandándolos a sus hogares, excepto las fuerzas extranjeras reclutadas en las islas de los gentiles; pero esto le trajo la hostilidad de los soldados de su padre.

39. Entonces Trifón, que había sido partidario de Alejandro, oyendo las murmuraciones del ejército contra Demetrio, se dirigió al árabe Imalcúe, preceptor de Antíoco, hijo de Alejandro,

40. presionándole para que le entregase al niño, con el fin de que reinara en el puesto de su padre. Lo puso al corriente de todo lo que había hecho Demetrio y del odio que le tenían sus soldados, y permaneció allí muchos días.

41. Entretanto, Jonatán pidió al rey que retirara los acuartelamientos de la ciudadela de Jerusalén y de las fortalezas, pues estaban siempre en guerra contra Israel.

42. Demetrio le contestó: "Por ti y por tu pueblo no sólo haré esto, sino que os colmaré de honores en cuanto tenga ocasión propicia.

43. De momento harás bien mandándome tropas, porque mis soldados me han abandonado".

44. Jonatán le envió a Antioquía tres mil hombres valientes. Cuando se presentaron ante el rey, éste se puso muy contento.

45. Pero ciento veinte mil hombres de la ciudad se reunieron con intención de matar al rey.

46. Demetrio se refugió en su palacio, mientras los ciudadanos ocupaban las calles de la ciudad y comenzaban el ataque.

47. Entonces el rey llamó en su ayuda a los judíos, que acudieron y se dispersaron después por la ciudad, matando aquel día cerca de cien mil.

48. Incendiaron la ciudad y la saquearon. Así libertaron al rey.

49. Viendo que los judíos dominaban la ciudad, se desalentaron y suplicaron al rey:

50. "Extiende tu mano derecha y haz que los judíos desistan de combatir contra nosotros y contra la ciudad".

51. Arrojaron las armas e hicieron las paces. Los judíos, cubiertos de gloria ante el rey y todos sus súbditos, se hicieron famosos en todo el reino y volvieron a Jerusalén cargados de botín.

52. Cuando Demetrio se sintió seguro en su trono y estuvo el país en calma,

53. se olvidó de las promesas hechas, volvió las espaldas a Jonatán y no le reconoció los servicios prestados, sino que comenzó a maltratarlo de mil modos.

54. Después de todo esto apareció Trifón con el jovencito Antíoco, que fue coronado rey.

55. Las tropas que había licenciado Demetrio se pusieron del lado del rey y lucharon contra Demetrio, el cual tuvo que huir derrotado.

56. Trifón capturó los elefantes y ocupó Antioquía.

57. El joven Antíoco escribió a Jonatán: "Te confirmo en el sumo sacerdocio, te nombro gobernador de los cuatro distritos y quiero contarte entre los amigos del rey".

58. Le envió una vajilla de oro y un servicio de mesa, autorizándolo a beber en copas de oro, a llevar la púrpura y el broche de oro.

59. Nombró a su hermano Simón jefe militar en la región que va desde la Escala de Tiro hasta la frontera de Egipto.

60. Jonatán se puso a recorrer las ciudades de la región del otro lado del Éufrates. Todo el ejército de Siria se incorporó a él para ayudarle. Cuando llegó a Ascalón, los habitantes de la ciudad salieron a recibirle con todos los honores.

61. De allí marchó a Gaza, pero la ciudad le cerró las puertas. La asedió, incendió los alrededores y los saqueó.

62. Los de Gaza se rindieron, y Jonatán hizo con ellos un tratado de paz; pero tomó como rehenes a los hijos de los jefes y los mandó a Jerusalén. Él continuó el recorrido por la región, y llegó hasta Damasco.

63. Jonatán supo que habían llegado a Quedes de Galilea algunos generales de Demetrio con numerosos soldados para impedirle continuar su empresa.

64. Les salió al paso, dejando en Judea a su hermano Simón.

65. Simón sitió a Bet Sur y la atacó durante muchos días.

66. Los habitantes se rindieron. Simón hizo con ellos un tratado de paz; pero los echó de allí, tomó posesión de la ciudad y dejó una guarnición en ella.

67. Entretanto Jonatán, que con su ejército había acampado en las riberas del lago de Genesaret, llegaba muy de mañana a la llanura de Asor.

68. El ejército extranjero avanzó contra ellos en la llanura, pero habían dejado hombres en la montaña para tenderles una emboscada. Así, mientras el ejército avanzaba de frente,

69. los emboscados salieron de sus escondrijos y se trabó la batalla.

70. Los soldados de Jonatán huyeron todos, excepto Matatías, hijo de Absalón, y Judas, hijo de Calfi, capitanes del ejército.

71. Jonatán rasgó sus vestiduras, se postró en tierra y oró.

72. Se volvió luego contra los enemigos, los atacó y los puso en fuga.

73. Los que habían huido, al ver esto, se volvieron a él, y con él persiguieron al enemigo hasta su campamento de Quedes, donde acamparon.

74. Aquel día murieron tres mil extranjeros. Jonatán volvió a Jerusalén.



Livros sugeridos


“Se você tem dúvidas sobre a fé é exatamente porque tem fé!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.