1. El año 160 Alejandro Epífanes, hijo de Antíoco, fue y se apoderó de Tolemaida, donde fue bien recibido y se proclamó rey.

2. Cuando lo supo Demetrio, reunió un ejército numeroso y salió a luchar contra él.

3. Al mismo tiempo mandó a Jonatán una carta con propuestas de amistad y promesas de engrandecerle en el poder.

4. Porque se decía: "Démonos prisa a hacer las paces con él antes que las haga con Alejandro contra nosotros,

5. pues recordará todos los males que hemos cometido contra él, contra su hermano y contra su nación".

6. Le autorizaba a formar un ejército, a armarse y llamarle su aliado, y ordenó que se le entregasen los rehenes de la ciudadela.

7. Jonatán fue a Jerusalén y leyó la carta delante de todo el pueblo y de los de la ciudadela,

8. quienes se llenaron de temor al saber que el rey le había facultado para formar un ejército.

9. Los de la ciudadela entregaron los rehenes a Jonatán, quien los devolvió a sus parientes.

10. Jonatán fijó entonces su residencia en Jerusalén y comenzó a reconstruir y renovar la ciudad.

11. Mandó a los obreros reconstruir las murallas y rodear el monte Sión con piedras de sillería para fortificarla. Así se hizo.

12. Los extranjeros estacionados en la fortaleza construida por Báquides huyeron;

13. abandonaron sus puestos y regresaron a su país.

14. Sólo quedaron en Betsur los que habían renegado de la ley y de los preceptos, porque era lugar de refugio.

15. Entretanto, el rey Alejandro se enteró de las promesas hechas por Demetrio a Jonatán. Le contaron también las batallas que habían librado y los actos heroicos que habían realizado él y sus hermanos, así como las penalidades que habían pasado.

16. Y dijo: "¿Podremos encontrar un hombre semejante? Hagámonos amigo y aliado suyo".

17. Le escribió una carta, en la que decía:

18. "El rey Alejandro al hermano Jonatán, salud.

19. He oído que eres valiente y digno de ser nuestro amigo.

20. Por tanto, te constituimos hoy sumo sacerdote de tu nación y te concedemos el título de amigo del rey -y le envió un vestido de púrpura y una corona de oro- para que te pongas de nuestra parte y nos guardes amistad".

21. Jonatán fue investido sumo sacerdote el séptimo mes del año 160 en la fiesta de los tabernáculos. Reclutó muchos soldados y fabricó muchas armas.

22. Cuando Demetrio supo todo esto, se afligió mucho y dijo:

23. "¿Qué hemos hecho? Alejandro se ha adelantado en hacerse amigo de los judíos para ganarse su apoyo.

24. También yo les escribiré cartas persuasivas, ofreciéndoles ventajas y recompensas para que me ayuden".

25. Y les escribió así: "El rey Demetrio a la nación judía, salud.

26. Habéis mantenido el tratado hecho con nosotros, habéis permanecido en nuestra amistad y no os habéis pasado a nuestros enemigos; lo sabemos, y nos ha complacido.

27. Continuad guardándonos lealtad, y responderemos con beneficios a lo que habéis hecho por nosotros.

28. Os liberaremos de muchos impuestos y os colmaremos de dones.

29. Desde ahora y para siempre eximo a todos los judíos de los tributos, del impuesto de la sal y de las coronas.

30. De hoy en adelante renuncio para siempre al tercio de la cosecha y a la mitad de la de los árboles frutales que me pertenecen en la región de Judea y en los tres distritos anexionados de Samaría y Galilea;

31. Jerusalén será ciudad santa y exenta de diezmos y tributos, igual que su territorio.

32. Renuncio a la ciudadela que hay en Jerusalén, y la entrego al sumo sacerdote para que escoja a los hombres que quiera para custodiarla.

33. Concedo la libertad gratuitamente a todos los judíos prisioneros fuera de Judea en todo mi reino. A todos los eximo de los tributos, aun de los ganados.

34. Serán días de exención y de franquicia en todo mi reino, y para todos los judíos, todas las fiestas, los sábados, las lunas nuevas, los días señalados y los tres días que preceden y siguen a una fiesta.

35. Nadie tendrá derecho a perseguirlos o perturbarlos por ningún motivo.

36. En el ejército del rey se alistarán treinta mil judíos, a los que se les dará el sueldo como a todos los soldados del rey.

37. Se les destinará a las fortalezas reales más importantes y se les confiarán cargos de confianza en el reino. Sus jefes serán de los suyos y vivirán conforme a sus leyes, como ha mandado el rey para la región de Judea.

38. Los tres distritos de Samaría agregados a Judea se considerarán como parte de Judea, de modo que dependan de un solo jefe y obedezcan solamente al sumo sacerdote.

39. Entrego como obsequio Tolemaida y su territorio al templo de Jerusalén para cubrir los gastos del culto.

40. Yo daré cada año ciento ochenta kilos de plata, que se sacarán de los lugares más convenientes.

41. Y todo lo demás que los funcionarios no hayan abonado, se abonará desde ahora para el servicio del templo.

42. Además, los sesenta kilos de plata con que se gravaban las entradas del templo quedarán para los sacerdotes que ejercen su ministerio.

43. Todos los que sean deudores del rey por cualquier título y se refugien en el templo de Jerusalén y en su recinto amurallado quedarán libres, así como todo lo que posean en mi reino.

44. Los gastos de construcción y restauración del templo serán de cuenta del rey,

45. así como los gastos de reconstrucción de las murallas de Jerusalén, la fortificación de sus defensas y la construcción de murallas en las ciudades de Judea".

46. Jonatán y el pueblo oyeron esto; pero ni lo creyeron, ni lo aceptaron, pues tenían vivo el recuerdo de los grandes males y de la dura opresión que Demetrio había causado a Israel.

47. Les gustaron, sin embargo, las palabras de Alejandro por haber sido el que primero les había hecho propuestas de paz, y se declararon sus fieles aliados.

48. Entonces el rey Alejandro reunió un gran ejército y avanzó contra Demetrio.

49. Los dos reyes comenzaron la lucha, y el ejército de Demetrio emprendió la fuga. Alejandro lo persiguió con gran ventaja.

50. El combate se prolongó hasta la caída del sol, y aquel día murió Demetrio.

51. Alejandro mandó emisarios a Tolomeo, rey de Egipto, con el siguiente mensaje

52. "Estoy de nuevo en mi reino sentándome en el trono de mis padres, porque me he apoderado del poder después de vencer a Demetrio y tomar posesión de mi país,

53. pues, trabada la batalla con él, lo derroté con todo su ejército y he ocupado su trono.

54. Seamos amigos. Dame tu hija por mujer; yo seré tu yerno y te daré, lo mismo que a ella, regalos dignos de ti".

55. El rey Tolomeo respondió así: "¡Feliz el día en que has vuelto a la tierra de tus padres y has ocupado su trono real!

56. Haré lo que has dicho, pero ven a Tolemaida para que hablemos y seas mi yerno como has dicho.

57. Tolomeo salió de Egipto el año 162 con su hija Cleopatra, y llegó a Tolemaida.

58. Alejandro llegó antes. Tolomeo le dio a su propia hija Cleopatra, y celebraron las bodas con fastuosidad real.

59. El rey Alejandro había escrito también a Jonatán para que se entrevistara con él.

60. Jonatán llegó a Tolemaida con gran pompa, y se entrevistó con los dos reyes. A los dos y a sus amigos les ofreció una gran cantidad de oro y plata y otros muchos regalos, ganándose así su favor.

61. Algunos hombres rastreros, la peste de Israel, se unieron para acusarlo, pero el rey no les hizo caso.

62. Más aún, mandó que Jonatán se quitara sus vestiduras y fuese revestido de púrpura, como se hizo.

63. El rey lo sentó a su lado y dijo a sus dignatarios: "Id con él al centro de la ciudad y pregonad que nadie, bajo ningún pretexto, acuse a Jonatán; y que nadie, por ninguna causa, lo moleste".

64. Cuando los acusadores vieron los honores que se le rendían a la voz del heraldo y que estaba vestido de púrpura, huyeron todos.

65. El rey lo inscribió en el rango de sus mejores amigos y lo nombró estratega y gobernador.

66. Jonatán volvió a Jerusalén en paz y contento.

67. El año 165, Demetrio, hijo de Demetrio, llegó de Creta a la tierra de sus padres.

68. Al saberlo el rey Alejandro, quedó totalmente desconcertado y volvió a Antioquía.

69. Demetrio nombró a su general Apolonio gobernador de Celesiria, quien reunió un gran ejército y fue a acampar junto a Yamnia, desde donde mandó al sumo sacerdote Jonatán el siguiente mensaje:

70. "Sólo tú nos resistes. Por tu causa he sido objeto de desprecio y de burla. ¿Por qué te haces fuerte contra nosotros en las montañas?

71. Si tienes confianza en tus tropas, baja a la llanura y allí mediremos nuestras fuerzas, pues yo tengo conmigo la flor de los combatientes.

72. Infórmate, y averiguarás quién soy yo y quiénes mis aliados. Ellos dicen que no podréis resistirnos, pues ya dos veces fueron derrotados tus padres en tu país.

73. Tú, ahora, no podrás resistir a la caballería ni a un ejército tan numeroso en una llanura donde no hay piedras, ni rocas, ni lugar de refugio".

74. Cuando Jonatán oyó las palabras de Apolonio, se indignó. Eligió diez mil hombres y salió para Jerusalén; su hermano Simón se unió a él con una tropa de socorro.

75. Acampó junto a Jafa, pero los de la ciudad le cerraron las puertas porque había allí una guarnición de Apolonio. Comenzó el ataque.

76. Atemorizados los de la ciudad, le abrieron las puertas, y Jonatán se apoderó de Jafa.

77. Apolonio, al saberlo, movilizó tres mil soldados de caballería y numerosos soldados de infantería

78. y se dirigió a Asdod, simulando una marcha, pero se replegó repentinamente hacia la llanura, porque tenía mucha caballería, en la que confiaba. Jonatán lo persiguió hasta Asdod, y trabaron batalla.

79. Apolonio había dejado atrás mil soldados de caballería escondidos.

80. Jonatán fue informado de la emboscada. Los soldados de caballería cercaron a sus hombres y estuvieron lanzando flechas desde la mañana hasta la tarde;

81. pero la tropa resistió, como había ordenado Jonatán, hasta que los caballos se cansaron.

82. Simón mandó a su gente atacar a la infantería enemiga, y, ya sin el apoyo de la caballería, los enemigos fueron derrotados y huyeron.

83. La caballería se dispersó por la llanura, y los fugitivos llegaron a Asdod y entraron en el templo de Dagón, su ídolo, para salvar la vida.

84. Pero Jonatán incendió Asdod y los poblados cercanos, y los saqueó; incendió asimismo el templo de Dagón con todos los que se habían refugiado en él.

85. Fueron cerca de ocho mil entre los pasados por la espada y los quemados.

86. Jonatán partió para Ascalón, donde los habitantes salieron a recibirlo y le rindieron grandes honores.

87. De allí regresó con los suyos a Jerusalén con gran botín.

88. Cuando el rey Alejandro conoció estos sucesos, concedió nuevos honores a Jonatán.

89. Le envió un broche de oro, como se acostumbra dar a los parientes de los reyes, y le dio en posesión Ecrón y todo su territorio.



Livros sugeridos


“O Senhor se comunica conosco à medida que nos libertamos do nosso apego aos sentidos, que sacrificamos nossa vontade própria e que edificamos nossa vida na humildade.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.