1. Porque todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados;

2. y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza.

3. Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del pueblo.

4. Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón.

5. De igual modo, tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy.

6. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, a semejanza de Melquisedec.

7. El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su actitud reverente,

8. y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia;

9. y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen,

10. proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec.

11. Sobre este particular tenemos muchas cosas que decir, aunque difíciles de explicar, porque os habéis hecho tardos de entendimiento.

12. Pues debiendo ser ya maestros en razón del tiempo, volvéis a tener necesidad de ser instruidos en los primeros rudimentos de los oráculos divinos, y os habéis hecho tales que tenéis necesidad de leche en lugar de manjar sólido.

13. Pues todo el que se nutre de leche desconoce la doctrina de la justicia, porque es niño.

14. En cambio, el manjar sólido es de adultos; de aquellos que, por costumbre, tienen las facultades ejercitadas en el discernimiento del bien y del mal.



Livros sugeridos


“Para consolar uma alma na sua dor, mostre todo o bem que ela ainda pode fazer”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.