1. Hermanos, aun cuando alguno incurra en alguna falta, vosotros, los espirituales, corregidle con espíritu de mansedumbre, y cuídate de ti mismo, pues también tú puedes ser tentado.

2. Ayudaos mutuamente a llevar vuestras cargas y cumplid así la ley de Cristo.

3. Porque si alguno se imagina ser algo, no siendo nada, se engaña a sí mismo.

4. Examine cada cual su propia conducta y entonces tendrá en sí solo, y no en otros, motivo para glorificarse,

5. pues cada uno tiene que llevar su propia carga.

6. Que el discípulo haga partícipe en toda suerte de bienes al que le instruye en la Palabra.

7. No os engañéis; de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechará:

8. el que siembre en su carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna.

9. No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos.

10. Así que, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe.

11. Mirad con qué letras tan grandes os escribo de mi propio puño.

12. Los que quieren ser bien vistos en lo humano, ésos os fuerzan a circuncidaros, con el único fin de evitar la persecución por la cruz de Cristo.

13. Pues ni siquiera esos mismos que se circuncidan cumplen la ley; sólo desean veros circuncidados para gloriarse en vuestra carne.

14. En cuanto a mí ¡Dios me libre gloriarme si nos es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo es para mí un crucificado y yo un crucificado para el mundo!

15. Porque nada cuenta ni la circuncisión, ni la incircuncisión, sino la creación nueva.

16. Y para todos los que se sometan a esta regla, paz y misericordia, lo mismo que para el Israel de Dios.

17. En adelante nadie me moleste, pues llevo sobre mi cuerpo las señales de Jesús.

18. Hermanos, que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.



Livros sugeridos


“A sua função é tirar e transportar as pedras, e arrancar os espinhos. Jesus é quem semeia, planta, cultiva e rega. Mas seu trabalho também é obra de Jesus. Sem Ele você nada pode fazer.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.