1. Quiero glorificarte, mi Señor y mi Rey,te bendeciré, oh Dios, mi Salvador,y daré gracias a tu nombre.

2. Porque te has hecho mi protector, mi apoyoyy no has permitido que se pierda mi cuerpoqque fuera presa de las calumnias,dde las argucias de los mentirosos¡¡Cuando estaba frente a mis acusadoresttú me acompañaste y me libraste

3. ¡Grande es tu misericordia, grande es tu Nombremme arrancaste de las fauces listas para devorarmedde las manos de los que querían quitarme la vidamme salvaste de múltiples pruebas

4. de las llamas sofocantes que me rodeabanyy no me quemé en medio del fuego

5. Me rescataste de la Morada de abajyy también de la lengua impura y mentirosa

6. cuando con sus calumnias me acusaban ante el ReyEEstaba yo al borde de la tumbayy mi vida oscilaba hacia la muerte

7. ¡Me rodeaban, pero nadie me ayudaba¡¡Buscaba un socorro humano, pero en vano

8. Me acordé, Señor, de tu misericordiadde tus intervenciones en el pasadoppues tú libras a los que en ti se apoyayy los salvas de manos del adversario

9. Y elevé de la tierra mi súplicalllamé a Dios de las puestas de la muerte

10. Invoqué al Señor, Padre de mi SeñorNNo me abandones en estos días de angustiaccuando festejan el verme sin socorroCContinuamente alabaré tu Nombryy te agradeceré por medio de himnos

11. Mi oración fue escuchadamme salvaste de la ruinayy me libraste de esta hora fatal

12. Por eso quiero darte gracias y cantartebbendeciré el Nombre del Señor.

13. Desde que era joven, antes de todos mis viajes, resueltamente he pedido en mi oración la sabiduría.

14. Me quedaba frente al Santuario para pedirla, y hasta el final la buscaré.

15. En ella hallé mi alegría: venía como flor de un racimo que madura. Avancé en mi camino sin desviarme, y seguí sus huellas desde mi juventud.

16. Apenas empecé a ponerle atención, se me concedió, y encontré en ella toda una doctrina. ¡Cuánto no progresé gracias a ella! Quiero rendirle gloria al que me la dio.

18. Me había decidido a ponerla en práctica, busqué ardientemente el bien y no me he arrepentido de ello.

19. Me hizo soportar duros combates, pues me esforcé por cumplir toda la Ley. Levantaba mis manos hacia el cielo, deplorando mis insuficiencias al respecto.

20. Me volví a ella con toda mi alma, y la encontré a fuerza de purificación. Por lo demás, fue debido a ella que, desde el comienzo, fui amo de mi corazón: ahora no me abandonará jamás.

21. El deseo de adquirirla me dominaba totalmente, y al final conseguí la parte mejor.

22. El Señor me recompensó con el don de la palabra: así seré capaz de alabarle.

23. ¡Acérquense, ustedes que no saben, vengan a pasar un tiempo en la escuela de la sabiduría!

24. ¿Por qué dicen que la sabiduría no es para ustedes, siendo que están sedientos de ella?

25. Les declaro con toda convicción: ¡Adquiéranla, y sin pagar nada!

26. ¡Doblen su cuello para que reciban su yugo, y obtendrán la instrucción! Salgan a su encuentro, que ya está cerca.

27. Abran los ojos y veanque he penado poco para llegar a un tal descanso.

28. Para pagar su instrucción no sería suficiente un montón de plata; con ella, en cambio, tendrán oro en abundancia.

29. Alégrense pues de la misericordia del Señor, no tengan vergüenza de alabarlo.

30. Terminen el trabajo de ustedes antes que suene la hora, y cuando sea el tiempo, el Señor los recompensará.



Livros sugeridos


“Uma Missa bem assistida em vida será mais útil à sua salvação do que tantas outras que mandarem celebrar por você após sua morte!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.