1. Poema de David. Cuando estaba en la cueva. Oración.

2. Invocaré al Señor con toda mi voz, con toda mi voz suplicaré al Señor;

3. expondré mi queja ante él, expresaré mi angustia en su presencia.

4. Ya se me acaba el aliento, pero tú conoces mi camino: en la senda por donde voy me han ocultado una trampa.

5. Miro a la derecha, observo, y no hay nadie que se ocupe de mí; ya no tengo dónde refugiarme, nadie se interesa por mi vida.

6. Por eso clamo a ti, Señor, y te digo: "Tú eres mi refugio, mi herencia en la tierra de los vivientes".

7. Atiende a mi clamor, porque estoy en la miseria; líbrame de mis perseguidores, porque son más fuertes que yo.

8. Sácame de la prisión, y daré gracias a tu Nombre: porque los justos esperan que me concedas tu favor.





“Todas as percepções humanas, de onde quer que venham, incluem o bem e o mal. É necessário saber determinar e assimilar todo o bem e oferecê-lo a Deus, e eliminar todo o mal.” São Padre Pio de Pietrelcina