2. Él se había casado con una mujer llamada Susana, hija de Jilquías, que era muy hermosa y temía a Dios,




“No juízo final daremos contas a Deus até de uma palavra inútil que tenhamos dito.” São Padre Pio de Pietrelcina