Znaleziono 21 Wyniki dla: pectoral

  • piedras de ónice y piedras de engaste para el efod y el pectoral. (Exodo 25, 7)

  • Éstas son las vestiduras que han de preparar: un pectoral y un efod, un manto, una túnica a cuadros, una tiara y un cinturón. Harán las vestiduras sagradas para Aarón y para sus hijos a fin de que me sirvan como sacerdotes. (Exodo 28, 4)

  • "Harás el pectoral del juicio, artísticamente recamado, a la manera del efod: de oro, púrpura violeta, escarlata y carmesí, y de lino trenzado. (Exodo 28, 15)

  • Harás al pectoral cadenillas entrelazadas a modo de cordón, de oro puro, (Exodo 28, 22)

  • y dos anillos de oro, que pondrás en los dos extremos del pectoral. (Exodo 28, 23)

  • Por ellos pasarán las dos cadenillas de oro en los extremos del pectoral. (Exodo 28, 24)

  • Fijarás las dos puntas de los cordones a los dos engarces del pectoral y las engancharás a las hombreras del efod en su parte delantera. (Exodo 28, 25)

  • Harás dos anillos de oro, que pondrás en las dos puntas inferiores del pectoral, en el borde interior que queda junto al efod. (Exodo 28, 26)

  • Se unirá el pectoral, por sus anillos, a los anillos del efod, por un cordón de púrpura violeta, para que el pectoral quede sujeto por encima del cinturón del efod y no pueda desprenderse de él. (Exodo 28, 28)

  • De este modo, cuando entre Aarón en el santuario, llevará los nombres de las tribus de Israel en el pectoral del juicio, sobre su corazón, para recuerdo perpetuo ante el Señor. (Exodo 28, 29)

  • Y en el pectoral del juicio pondrás los "urim" y los "tummim" para que estén sobre el corazón de Aarón cuando entre a la presencia del Señor, llevando continuamente sobre el corazón, ante el Señor, el juicio de los israelitas". (Exodo 28, 30)

  • Tomas las vestiduras y pones a Aarón la túnica, el manto, el efod y el pectoral, y le ciñes con el cinturón del efod. (Exodo 29, 5)


“Para que se preocupar com o caminho pelo qual Jesus quer que você chegue à pátria celeste – pelo deserto ou pelo campo – quando tanto por um como por outro se chegará da mesma forma à beatitude eterna?” São Padre Pio de Pietrelcina