33. Mientras el sumo sacerdote ofrecía el sacrificio de expiación, se aparecieron otra vez a Heliodoro los mismos jóvenes, vestidos con la misma indumentaria y en pie le dijeron: «Da muchas gracias al sumo sacerdote Onías, pues por él te concede el Señor la gracia de vivir;




Livraria Católica

Conheça esses e outros livros em nossa livraria.



“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina