24. Estaba ya allí mismo con su guardia junto al Tesoro, cuando el Soberano de los Espíritus y de toda Potestad, se manifestó en su grandeza, de modo que todos los que con él juntos se habían atrevido a acercarse, pasmados ante el poder de Dios, se volvieron débiles y cobardes.




Livraria Católica

Conheça esses e outros livros em nossa livraria.



“A mansidão reprime a ira.” São Padre Pio de Pietrelcina