22. Maldito quien se acueste con su hermana, hija de su padre o hija de su madre. - Y todo el pueblo dirá: Amén.




Livros sugeridos



“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina