8. Dios llamó al firmamento cielo. Hubo tarde y mañana: día segundo.





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina