15. El Señor endureció el corazón del faraón que no lo quiso reconocer para manifestar sus obras bajo el cielo.




“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina