8. Dios llamó a esta bóveda "Cielo". Y atardeció y amaneció: fue el día Segundo.





“De todos os que vierem pedir meu auxílio, nunca perderei nenhum!” São Padre Pio de Pietrelcina