8. Dios llamó a esta bóveda "Cielo". Y atardeció y amaneció: fue el día Segundo.




Visite nossa livraria



“Pode-se manter a paz de espírito mesmo no meio das tempestades da vida”. São Padre Pio de Pietrelcina