23. Y atardeció y amaneció: fue el día Quinto.





“Uma só coisa é necessária: estar perto de Jesus”. São Padre Pio de Pietrelcina