23. Y atardeció y amaneció: fue el día Quinto.





“O santo silêncio nos permite ouvir mais claramente a voz de Deus”. São Padre Pio de Pietrelcina