18. Maldito el que desvía a un ciego en el camino. Todo el pueblo responderá: ¡Amén!




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina