5. que me hiera un justo, que un hombre piadoso me reprenda, pero que la fragancia del criminal jamás perfume mi cabeza; pues a sus crímenes yo opondré siempre mi oración.





“Temos muita facilidade para pedir, mas não para agradecer”. São Padre Pio de Pietrelcina