24. Y surgió una discusión sobre quién debía ser considerado como el más grande.




“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina