19. Pero el Angel del Señor, por la noche, abrió las puertas de la prisión, les sacó y les dijo:




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina