19. Pero el Angel del Señor, por la noche, abrió las puertas de la prisión, les sacó y les dijo:




“A oração é a efusão de nosso coração no de Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina