12. Entonces ella le asió de la ropa diciéndole: «Acuéstate conmigo.» Pero él, dejándole su ropa en la mano, salió huyendo afuera.




“Rezai e continuai a rezar para não ficardes entorpecidos”. São Padre Pio de Pietrelcina