12. Entonces ella le asió de la ropa diciéndole: «Acuéstate conmigo.» Pero él, dejándole su ropa en la mano, salió huyendo afuera.




“Diante de Deus ajoelhe-se sempre.” São Padre Pio de Pietrelcina