pronađen 487 Rezultati za: padres

  • Nuestros padres siempre vinieron a este cerro para adorar a Dios y ustedes, los judíos, ¿no dicen que Jerusalén es el lugar en que se debe adorar a Dios?» (Evangelio según San Juan 4, 20)

  • Sus discípulos le preguntaron: «Maestro, ¿quién ha pecado para que esté ciego: él o sus padres?» (Evangelio según San Juan 9, 2)

  • Jesús respondió: «Esta cosa no es por haber pecado él o sus padres, sino para que unas obras de Dios se hagan en él, y en forma clarísima. (Evangelio según San Juan 9, 3)

  • Los judíos no quisieron creer que siendo ciego había recobrado la vista, hasta que no llamaran a sus padres. (Evangelio según San Juan 9, 18)

  • Los padres respondieron: «Sabemos que es nuestro hijo y que nació ciego. (Evangelio según San Juan 9, 20)

  • Los padres contestaron así por miedo a los judíos, pues éstos habían decidido expulsar de sus comunidades a los que reconocieran a Jesús como el Mesías. (Evangelio según San Juan 9, 22)

  • Pero no; es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, el que acaba de glorificar a su siervo Jesús. Ustedes lo entregaron y, cuando Pilato decidió dejarlo en libertad, renegaron de él. (Hecho de los Apóstoles 3, 13)

  • Ustedes son los hijos de los profetas y los herederos de la alianza que Dios pactó con nuestros padres, al decir a Abrahán: A través de tu descendencia serán bendecidas todas las familias de la tierra. (Hecho de los Apóstoles 3, 25)

  • El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien ustedes dieron muerte colgándolo de un madero. (Hecho de los Apóstoles 5, 30)

  • Esteban respondió: «Hermanos y padres, escúchenme: El Dios glorioso se apareció a nuestro padre Abrahán mientras estaba en Mesopotamia, antes de que fuera a vivir a Jarán. (Hecho de los Apóstoles 7, 2)

  • Sobrevino el hambre por toda la tierra de Egipto y de Canaán, y la miseria fue tan enorme que nuestros padres no encontraban qué comer. (Hecho de los Apóstoles 7, 11)

  • Al enterarse Jacob de que había trigo en Egipto, mandó allí a nuestros padres una primera vez. (Hecho de los Apóstoles 7, 12)


“Agradeça sempre ao Pai eterno por sua infinita misericórdia”. São Padre Pio de Pietrelcina