4. Al oír estas palabras, yo me senté y me puse a llorar. Permanecí en duelo algunos días, ayunando y orando ante el rey del cielo.





“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina