4. donde estaba el altar que había erigido la primera vez. Allí Abrám invocó el nombre del Señor.




“O amor nada mais é do que o brilho de Deus nos homens”. São Padre Pio de Pietrelcina