30. Aquél día fue humillado Moab bajo la mano de Israel, y el país quedó tranquilo ochenta años.





“Se quiser me encontrar, vá visitar Jesus Sacramentado; eu também estou sempre lá.” São Padre Pio de Pietrelcina