Löydetty 165 Tulokset: oído

  • Todas las cosas están gastadas, más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver y el oído no se cansa de escuchar? (Eclesiastés 1, 8)

  • En conclusión: una vez oído todo esto, teme al Señor y observa sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre. (Eclesiastés 12, 13)

  • El Amado: ¡Tú que habitas en los jardines!, mis compañeros prestan oído a tu voz; deja que yo te oiga decir: (Cantar 8, 13)

  • Un oído celoso lo escucha todo, no se le escapa ni el más leve murmullo. (Sabiduría 1, 10)

  • El corazón inteligente medita los proverbios y el sabio desea tener un oído atento. (Eclesiástico 3, 29)

  • Vuelve tu oído hacia el pobre y devuélvele el saludo con dulzura. (Eclesiástico 4, 8)

  • No repitas jamás lo que has oído, y no perderás nada. (Eclesiástico 19, 7)

  • ¿Has oído algo? Que muera contigo; no tengas miedo, no te hará reventar. (Eclesiástico 19, 10)

  • de repetir lo que has oído y de revelar los secretos. (Eclesiástico 41, 26)

  • ¡Escuchen, cielos! ¡Presta oído, tierra! porque habla el Señor: Yo crié hijos y los hice crecer, pero ellos se rebelaron contra mí. (Isaías 1, 2)

  • El Señor de los ejércitos lo ha jurado a mi oído: Sí, muchas mansiones, grandes y hermosas, quedarán desoladas por falta de habitantes. (Isaías 5, 9)

  • El señor de los ejércitos se ha revelado a mi oído: No, esta falta no les será expiada hasta que ustedes mueran, dice el Señor de los ejércitos. (Isaías 22, 14)


“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina