25. y un macho cabrío para el sacrificio por el pecado, además del holocausto diario, con sus correspondientes ofrendas de pan y de vino.




“Sigamos o caminho que nos conduz a Deus.” São Padre Pio de Pietrelcina