48. pero no sabían cómo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de él escuchándole.

48




“Ouço interiormente uma voz que constantemente me diz: Santifique-se e santifique!” São Padre Pio de Pietrelcina