13. Pero Dios secó el mar Rojo ante ellos




O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina