8. Ya en el Horeb provocasteis la ira del Señor, que montó en cólera contra vosotros hasta querer destruiros.




“É preciso amar, amar e nada mais”. São Padre Pio de Pietrelcina