1. «Venid, volvamos a Yahveh, pues él ha desgarrado y él nos curará, él ha herido y él nos vendará.

2. Dentro de dos días nos dará la vida, al tercer día nos hará resurgir y en su presencia viviremos.

3. Conozcamos, corramos al conocimiento de Yahveh: cierta como la aurora es su salida; vendrá a nosotros como la lluvia temprana, como la lluvia tardía que riega la tierra.»

4. ¿Qué he de hacer contigo, Efraím? ¿Qué he de hacer contigo, Judá? ¡Vuestro amor es como nube mañanera, como rocío matinal, que pasa!

5. Por eso les he hecho trizas por los profetas, los he matado por las palabras de mi boca, y mi juicio surgirá como la luz.

6. Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos.

7. Pero ellos en Adam han violado la alianza, allí me han sido infieles.

8. Galaad es ciudad de malhechores, llena de huellas de sangre.

9. Como emboscada de bandidos es la pandilla de sacerdotes: asesinan por el camino de Siquem, y cometen infamia.

10. Cosa horrible he visto en Betel: allí se prostituye Efraím y se contamina Israel.

11. También para ti, Judá, hay preparada una cosecha, cuando yo cambie la suerte de mi pueblo.




“Que Maria sempre enfeite sua alma com as flores e o perfume de novas virtudes e coloque a mão materna sobre sua cabeça. Fique sempre e cada vez mais perto de nossa Mãe celeste, pois ela é o mar que deve ser atravessado para se atingir as praias do esplendor eterno no reino do amanhecer.” São Padre Pio de Pietrelcina