39. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.




“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina