26. Sucedió lo mismo con el segundo, y con el tercero, hasta los siete.




“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina