14. Antíoco, con el pretexto de casarse con la diosa, entró en el templo acompañado de sus amigos para apoderarse de las enormes riquezas a título de dote.




“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina