1. El año en que el generalísimo, enviado por Sargón, rey de Asiria, llegó a Azoto, la asaltó y la tomó,

2. el Señor habló por medio de Isaías, hijo de Amós, y dijo: "Anda, despójate del sayal de tu cintura y quítate las sandalias de tus pies". Isaías lo hizo así, y andaba desnudo y descalzo.

3. Entonces el Señor dijo: "Así como mi siervo Isaías anda desnudo y descalzo hace tres años

4. así el rey de Asiria conducirá a los prisioneros de Egipto y a los viejos, desnudos y descalzos y con las posaderas descubiertas -vergüenza para Egipto-.

5. Bochorno y confusión habrá por Egipto, en quien se esperaba; y por Etiopía, en quien se confiaba.

6. Los habitantes de estas costas dirán aquel día: Mirad en lo que han parado aquellos en quienes confiábamos y a quienes acudíamos para que nos socorriesen y nos librasen del rey de Asiria. ¿Cómo podremos escapar nosotros?".




“Se precisamos ter paciência para suportar os defeitos dos outros, quanto mais ainda precisamos para tolerar nossos próprios defeitos!” São Padre Pio de Pietrelcina