20. Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén de edad en edad.





“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina