20. Pero Judá será habitada para siempre, y Jerusalén de edad en edad.





“De todos os que vierem pedir meu auxílio, nunca perderei nenhum!” São Padre Pio de Pietrelcina