4. A todo el resto del pueblo, donde residan, que las gentes del lugar les ayuden proporcionándoles plata, oro, hacienda y ganado, así como ofrendas voluntarias para la Casa de Dios que está en Jerusalén.»





“O Anjo de Deus não nos abandona jamais.” São Padre Pio de Pietrelcina